jueves, 19 de mayo de 2016



Sacrílega



   Eres dios. Eres sangre.
   Eres todo lo que quiero.
   Sacrílega.
   Eres todo lo que deseo.
   Amante  de  la muerte, déjame besar esa mano roja. Inspiración inaudita, bastarda de la serpiente, fruto podrido.
   Eres una  fiesta a mis sentidos.
   Belleza maldita de labios paganos, hija de la sangrienta Luna, amansada por Venus y afilada por Saturno.
   ¿Qué debo hacer para que escuches mis ruegos?
   Jugaré con los lobos, y danzaré con los sátiros. Beberé el vino más añejo en tu nombre y  me reiré de la Muerte para acunarme en tu insana inmortalidad.
   Sacrílega, ¿cuándo clavarás tus ojos en mí?
   Aspira el incienso de mi ofrenda, bañada con mi propia sangre, fundida con  mis propias lágrimas. Todas para ti.
   El ojo de un gato, para poder verte en la oscuridad. El  corazón de un perro, para serte por siempre fiel. El colmillo de un lobo, para matar en tu  nombre.  La pluma de un cuervo, para  volar hacia ti, por si  te vas.
   Acepta  mi ofrenda roja, Mi Bella, apiádate de un sirviente que no tiene el honor de servir.
   Sacrílega.
   Encenderé una vela negra, cada noche, para guiarte hacia mí.
   Sacrílega.
   Eres la religión predilecta para el que no quiere creer en  ti.
   Sacrílega.
   Eres perfecta, en tu herir.
   Eres sacrílega.

   Oye mis ruegos, ¡ven! , apiádate de  mí.

                                    Copyright © 2016 Alexander Nells. All rights Reserved.